¿En qué Creemos?

En el Ministerio Empresarial Cristiano, creemos en:

La BIBLIA

La Biblia, compuesta por el Nuevo y Antiguo Testamento, inspirada por Dios. Es la Palabra de Dios; guía inerrante e infalible para la fe y conducta cristiana.

Ver: I Tesalonicenses 2:13; 2 Timoteo 3:16-17; Hebreos 3:7; Hebreos 10:15-17; Hebreos 4:12-13.

DIOS

Dios y su existencia como un Dios trino, creador y gobernador de todas las cosas, representado en las personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada uno con atributos personales distintos, pero sin división en esencia y naturaleza.

Ver: Génesis 1:26; 2 Corintios 13:14; 1 Juan 5:7; Mateo 3:16-17; 1 Timoteo 3:15-16; Romanos. 9:5; Salmo 104:30.

CRISTO

Cristo, la segunda persona de la Santa Trinidad, perfecto Dios y perfecto hombre. Su nacimiento virginal, su vida sin pecado y su muerte en la cruz del Calvario para satisfacer el sacrificio por el pecado. Su cuerpo fue sepultado y al tercer día resucitó de entre los muertos.

Ascendió a la diestra del Padre donde intercede por los salvos. Sabemos que regresará a buscar a los suyos (su Iglesia) por medio del Arrebatamiento en la etapa anterior al período conocido como La Tribulación, y volverá por segunda vez en Gloria para establecer su reino en la tierra.

Ver: Isaías 7:14; 2 Corintios 5:21; Mateo 1:18-25; Juan 1:1-14; Juan 16:6-8.

El ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo, la tercera persona de la Santa Trinidad, que convence al mundo de pecado; es el agente sobrenatural de la regeneración, mora en la vida del creyente y lo sella hasta el día de la redención.

Creemos que al ser salvo, el nuevo creyente es bautizado por el Espíritu Santo y no necesita buscar una segunda experiencia de bautismo del Espíritu como evidencia de su salvación.

Ver: Juan 14:16-18; Juan 16:7-8; Juan 3:5-7; Romanos 8:9; Juan 14:26; Efesios 5:18;1 Corintios 12:13.

El HOMBRE

El Hombre, creado por Dios, no como resultado del proceso de evolución, sino creado a la imagen de Dios y en estado de inocencia.

Pero que, por su propia transgresión, el pecado entró al mundo y la muerte, entró por el pecado; no únicamente muerte física, sino también muerte espiritual (separación de Dios).

Ver: Génesis 3:6-9; Romanos 5:12; Salmos 51:5; Jeremías 17:9, Isaías 59:2.

La SALVACIÓN

La Salvación que alcanzamos porque Cristo murió por nuestros pecados. ÉL fue sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras.

Una persona es salva cuando, reconoce su estado de separación de Dios a causa de sus pecados, se arrepiente y coloca su fe, en Cristo Jesús y su sacrificio en la cruz del Calvario, como el único y suficiente sacrificio por los pecados del hombre.

Por ello, la Salvación es un regalo de vida eterna, únicamente por la gracia de Dios, sin mérito ni obras. La expiación de Cristo no es limitada, ya que Dios desea que todos sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. La voluntad de Dios es que nadie se pierda, sino que todos vengan al arrepentimiento.

Ver: 1 Corintios 15:3-4; Romanos 6:23; Romanos 10:9-10; Hechos 16:31; 2 Pedro 3:9; Efesios 2:8-9.

El CIELO

El Cielo, es un lugar donde la presencia inmediata de Dios se manifiesta, donde los ángeles moran y donde el redimido vivirá eternamente. Desde el Cielo, Cristo descendió y ascendió después de su resurrección. Donde intercede por los santos y de donde vendrá para juzgar a los vivos y a los muertos.

Ver: Juan 14:1-3; Apocalipsis 21; Hebreos 7:25.

El ESTADO ETERNO

El Estado Eterno, que es la resurrección de todos los hombres, los salvos a vida eterna y los perdidos a juicio y castigo eterno. Creemos que el alma del incrédulo permanece después de la muerte en miseria y tormento esperando hasta la segunda resurrección, donde el cuerpo, el alma y el espíritu serán arrojados al lago de fuego no para ser aniquilados, sino para sufrir eternamente.

En cambio, el alma del redimido, después de la muerte, está presente con el Señor esperando la primera resurrección, la glorificación de su cuerpo y su encuentro con el Señor en las nubes.

Ver: 1 Tesalonicenses 4:13-18; Apocalipsis 20:11-15; 2 Corintios 5:6-8; 1 Corintios 15:1; 1 Tesalonicenses 4:13-18.

El RAPTO

El Rapto, también conocido como el Arrebatamiento de la iglesia, que sucederá en la venida de Cristo en las nubes por su Iglesia. Venida que será pretribulacional e inminente para llevar a los suyos.

Ver: 1° Tes. 4:13-18.

La SEGUNDA VENIDA de CRISTO

La Segunda Venida de Cristo en Gloria, en la visible, pre milenial y gloriosa venida de Cristo a la tierra con los suyos al final de la tribulación para juzgar a las naciones y establecer su reino milenial en la tierra.

Ver: Hechos 1:11; Juan 14:3; I Tesalonicenses 4:13-18; Mateo 24:42-44.

La SEGURIDAD ETERNA del CREYENTE

La Seguridad Eterna del Creyente, ya que toda persona redimida por Dios es guardada por el poder de Dios y descansa seguro en Cristo por siempre. Es decir, que una vez que el hombre es salvo, nunca pierde su salvación.

Ver: Juan 10:27-29; 2° Timoteo 1:12; Filipenses 1:6.

La IGLESIA

La Iglesia, formada por todos los que confían en Jesucristo, inmediatamente colocados por el Espíritu Santo en un Cuerpo espiritual, que es la iglesia, la novia de Cristo, de la cual Cristo es la cabeza.

La formación de la iglesia, es decir, el Cuerpo de Cristo, comenzó en el día de Pentecostés y terminará cuando Cristo venga por los suyos en el Rapto.

La iglesia es un organismo espiritual único diseñado por Cristo, constituido por todos los creyentes que han nacido de nuevo. La iglesia es distinta a Israel.

Ver: 1° Corintios 12:12-13; 2. Corintios 11:2; Efesios 5:23-32; Apocalipsis 19:7-8; Efesios 1:22; Efesios 4:15; Colosenses 1:18; Hechos 2:1-21; Hechos 3:38-47; 1° Corintios 15:51-52; 1° Tesalonicenses 4:13-18.

Finalmente, el Ministerio Empresarial Cristiano cree que esta declaración de fe no describe completamente el contenido de nuestra fe. Sino que la Biblia es la única fuente y suprema autoridad de todo lo que creemos.