» » Proverbios 16:3 (NTV)

Proverbios 16:3 (NTV)

publicado en: Gestión de Negocios | 0

“Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito”.  Proverbios 16:3 (NTV): 

Quiero comenzar diciendo que para comprender este versículo, necesitamos estar firmes en la oración continua y en la lectura diaria de la Palabra de Dios. Esta es la base para una relación de intimidad con Nuestro Dios, siguiendo SU dirección.

Para interpretar este versículo, adecuadamente tenemos en cuenta que El Señor no es un mozo de restaurante: “Traeme esto, traeme aquello de mi menú”. El Señor es Soberano. Solo Él sabe lo que es mejor para nosotros, y nos asegura que Todo obra para nuestro bien. Por ello, necesitamos ser obedientes para ser exitosos.

El mundo quiere demostrar que los rebeldes tienen éxito. Las personas que atropellan, que son vanidosos, orgullosos e irrespetuosos. Sin embargo, tienen corto aliente… Al final del camino, nos mantenemos vivificados los que nos esforzamos por ser mansos y humildes. Lo raro es que sobresale cómo comienzan quienes no siguen al Señor, pero pocas veces vemos cómo terminan.

Cuando estamos en estrecha relación con El Señor, y lo Reconocemos como EL que dirige nuestra vida, entonces, podemos poner todas nuestras obras en Sus Manos para tener éxito. Insisto: sin relación estrecha y permanente con Él, y queriendo hacer lo que se nos ocurra, no tendremos éxito en nuestros planes. Recalco esto porque es central, vital para avanzar en la vida empresarial.

Luego, otro aspecto central es el siguiente: ANTES de comenzar cada proyecto empresarial, necesitamos orar, investigar a fondo, aprender, prepararnos. Mientras tanto, El Señor nos irá organizando: cerrará algunas puertas y abrirá otras, en SU Tiempo, veremos cómo nos presenta las situaciones, nos acerca personas preparadas, atrae los recursos necesarios, y entonces, nuestros planes serán exitosos.

Gracias Señor Jesucristo, por Tu Palabra. Ayudanos a ponerla en práctica con fidelidad y amor. Danos TU Sabiduría para escucharte y seguirte siempre. Amén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *