La Profesionalización es Necesaria.

La Profesionalización es Necesaria.

Si bien es necesario atravesar las sucesivas etapas del proceso de profesionalización empresarial, especialmente en la empresa de familia, es importante destacar que este proceso no es gratuito, sino que, por momentos, hasta se hará cuesta arriba al afrontar las mejoras sucesivas en la gestión diaria.

Es decir, mientras la empresa – y la familia- necesitarán mejorar mientras siguen operando la compañía. Así, la fuerza del cambio se encontrará inevitablemente con la fuerza opuesta de la resistencia al cambio. Son tiempos difíciles, sobre todo al comienzo, porque suelen hacerse evidentes las contradicciones, tanto en la familia como en la empresa que forman.

Será conveniente evaluar cómo se administran dichos cambios para que no se posterguen las implementaciones necesarias, que los lleve a ser más eficientes y rentables. Mientras tanto, las diferencias -algunas irreconciliables- que ya existían, emergerán impactando en la gestión empresarial.

Los procesos de profesionalización empresarial suelen necesitar de modificaciones profundas en el seno familiar. Por lo que los inicios son difíciles, y los avances pueden ser aún más difíciles. La buena noticia es que, finalmente, mirando en retrospectiva, habrá valido la pena llegar a un nuevo nivel de madurez familiar y empresarial.

Sin profesionalización la empresa de familia terminará pagando precios mayores por quedar a merced de la informalidad y la improvisación, sin actualizar procesos y procedimientos, y por sobre todas las cosas, sin aprovechar aptitudes y actitudes propias, que solo se abrazan con procesos de profesionalización de largo plazo. Todo lleva su tiempo de maduración.

En este sentido, puede afirmarse sin duda, que el proceso de profesionalización permanente es un camino enriquecedor para el autodescubrimiento personal, familiar y empresarial.

El proceso de profesionalización irá encausando a la empresa de familia en sus distintas etapas a lo largo del ciclo de vida organizacional, manteniendo distintos niveles de profundidad, que facilitarán el paso del estilo Personal al Transicional, y de éste, al Impersonal, a lo largo del ciclo de vida de la empresa.

Resulta útil caracterizar cada uno de estos tres estilos de gestión para establecer una relación aproximada con las etapas del ciclo de vida organizacional.

Si bien cada empresa de familia es un mundo con características propias, tanto a nivel familiar como empresarial, suma poner atención a las necesidades particulares de profesionalización de cada etapa del ciclo de vida, para anticiparse y fortalecerse.

Pon tu vida en las manos del Señor; confía en él, y él vendrá en tu ayuda. Hará brillar tu rectitud y tu justicia como brilla el sol de mediodía”.

Salmos 37:5-6 (DHH)

Fragmento extractado de mi segundo libro “Empresas de Familia. Cimientos para la Profesionalización”. Editorial Amazon. Edición 2020.

¡DISFRUTA de la Plenitud del SEÑOR!